Saltar al contenido

La huerta orgánica

Agricultura orgánica al alcance de todos

Existen muchas razones para que seamos nosotros mismos quienes realizamos agricultura. No tenemos porqué darnos por satisfechos con que la realicen solamente aquellos vinculados directamente con la agropecuaria y la jardinería.

Podemos realizar nuestra producción de hortalizas para tener nuestros propios alimentos orgánicos, de plantas ornamentales, la cría de animales con diversos fines (esto queda a elección del agricultor), la producción de frutas y cultivo de plantas aromáticas.

Tanto en el balcón de un apartamento, en un patio trasero, en un terreno cualquiera, en extensiones mayores, etc. Tanto en el área urbana como en el área rural.

Las técnicas con las que se cuenta actualmente permiten obtener producciones de alimentos interesantes en macetas, tanques y otros recipientes que sean apropiados a estos fines. O sea que se habla de diferentes tipos de agricultura.

Una variante de agricultura vertical, que se puede hacer en macetas.

Las ventajas de que nosotros llevemos adelante la producción alimentaria son muy numerosas y con sólidos fundamentos:

  • Obtener alimentos saludables, sin agroquímicos que pueden afectar a nuestra salud de diversas maneras. Nuestros alimentos son totalmente inofensivos.
  • En la agricultura que aquí se propone, se usan básicamente preparados naturales de la zona local para en control de plagas y control de enfermedades con el beneficio de no quedar restos de tóxicos empleados en la agricultura convencional. Aquí quedan comprendidos los conceptos de agricultura orgánica, la huerta orgánica, la agricultura en macetas, entre otros.

Los alimentos orgánicos

Los alimentos obtenidos de forma orgánica tienen otro sabor. Los productos orgánicos obtenidos de nuestras explotaciones tiene un gusto muy superior a los comprados en los mercados agrícolas. Un sabor mucho más agradable, debido a que se obtienen inmediatamente de la huerta cuando están ya maduros.

El proceso de maduración no se termina en depósitos, y es la propia naturaleza y nosotros mismos que nos encargamos de manera natural de que sean sabrosos. Existe un manejo muy especial de la poscosecha.

Huertos familiares

Cuando el propio consumidor se encarga de producir sus alimentos, abarata mucho los costos de alimentación de su familia. Las hortalizas y frutas, fundamentales para nuestra dieta, se pueden encarecer mucho en los mercados tradicionales, por distintas razones. Con su trabajo y conocimientos los individuos de un hogar pueden lograr ahorros sustanciales.

Como se ha mencionado antes, la propia familia se encarga de producir sus alimentos y se logra que sus integrantes trabajen en conjunto. redundando esto en mejorar los lazos familiares. Muy importante esto último hoy en día, mirando este aspecto desde una perspectiva más social (el paradigma sociológico de la “familia en crisis”).

Realizando agricultura grupal, en familia.

Con el tipo de agricultura que aquí trabajaremos, estaremos protegiendo especies y variedades de plantas llamadas “criollas” que son muy importantes debido a su rusticidad que es fundamental para resistir ataques de plagas y enfermedades, a ser resilientes ante adversidades climáticas, etc..

Se trata del beneficio de proteger al patrimonio genético vegetal que puede ayudar mucho a la agricultura y de no perderlo por el predominio de la agricultura comercial de gran escala.

Es un tema muy importante el de la soberanía alimentaria. Con la agricultura familiar, en ambientes urbanosperiurbanos y rurales, se logra una producción de alimentos que puede ser muy importante en cantidad, y que sin duda lo será en calidad.

Esto puede contribuir en mucho a la soberanía alimentaria de una nación. Esto quiere decir que la economía de un país se puede ver favorecida, porque se pueden disminuir las importaciones de alimentos de manera considerable y por tanto lograr el ahorro de divisas. Disminuir los índices de de un país es posible de esta manera, porque muchos individuos podrían producir sus alimentos.

Con este tipo de agricultura, familiar y grupal (con sus variantes urbana, periurbana y rural), se logra también integrar a los jóvenes en la producción de alimentos. Con el resultado de que se mantiene una población en estas actividades que tanto puede ayudar a la soberanía alimentaria como se mencionó.

Por otro lado es posible re-conectar a los individuos con la naturaleza, con todos lo beneficios que esto trae consigo. Más que nada en las grandes urbes.

Todo lo anterior tiene sentido si se toman en cuenta los factores más importantes para conseguir lo que pueden ser los objetivos antes mencionados. Se requiere contemplar a estos factores en conjunto para lograr esa “agricultura para todos”. Y esta tarea se puede llevar adelante con la agroecología.

La agroecología

¿Pero cómo logramos una Agricultura para Todos? A través de los Factores o Pilares fundamentales de la Agroecología.

Normalmente, la gente tiene la percepción de que la agricultura es una actividad que se desarrolla en “un compartimento estanco” de algún lugar. Nada más alejado de la realidad. En la naturaleza todo está interconectado. Se tiene que tener presente que todo está conectado en la biósfera. Sobresale el concepto de sistemas, todos relacionados entre sí dentro de la Naturaleza, de manera clara o en algunos casos, de forma más sutil. Según lo dicho, surge la agroecología.

¿Qué es la agroecología?

Se trata de una ciencia bastante reciente, que pertenece a las ciencias agronómicas. Pero qué se diferencia de la agronomía convencional porque se basa en principios ecológicos para diseñar sistemas agrícolas y ganaderos en armonía con los ecosistemas. Se busca la sustentabilidad de estos sistemas y es por eso que es muy importante el manejo cuidadoso de los mismos por parte de los agricultores.

Pero para realizar agricultura con los pilares de la agroecología es necesario contemplar varios aspectos o mejor dicho factores del ambiente a considerar:

  • El suelo, en su uso y manejo responsable apuntando a la sustentabilidad de este recurso, que es muy vulnerable.
  • El clima, que define qué especies se pueden cultivar, así como los cuidados que deben tener los cultivos y las medidas de manejo de los mismos.
  • Las especies vegetales a cultivar. Definidas como se ha dicho por el clima, también por el tipo de suelo con que se cuenta y por el interés que tenga el agricultor. En este último caso se da que muchas personas plantan un número bastante limitado de tipos de plantas, lo cual no es positivo. Pero muchas veces la variedad de cultivos no se puede ampliar por muchas limitantes que mencionaremos.
  • Las plagas y enfermedades son un gran problema en la agricultura. Se pueden mencionar los insectos, los nematodos, los ácaros, entre otros. Los daños que puedan provocar a nuestros cultivos depende de la variabilidad vegetal que se ha logrado en el agroecosistema que se ha instalado, y de los cuidados que se le brinden a las plantas.

Estos son los factores más importantes a considerar en la agroecología para una agricultura eficaz y amigable con el medio ambiente:

El Suelo

Implica todo un gran capítulo, porque de no saber cómo interpretarlo, trabajarlo y cuidarlo, podemos perder o mal usar este recurso fundamental.

Cuando nos referimos al suelo, hablamos con frecuencia de su fertilidad. y esta tiene que ver con aspectos fundamentales como lo son:

  • La propia definición de suelos, que nos guía en su manejo y cuidado.
  • La vida del suelo, donde debemos destacar a los microorganismos.
  • En cuanto a la preservación del suelo, es fundamental no dejar pasar por alto la formación del suelo.
  • Es pertinente que se comprendan las propiedades físicas de los suelos fundamentales que vienen determinadas por la textura y la estructura de los mismos.
Un buen suelo. Arcilloso, pero con alto contenido en materia orgánica, lo que da por resultado una buena estructura.

Es importante hablar de los tipos básicos de suelos, porque de esta manera se pueden apreciar los que son de uso agrícola.

Más directamente vinculada con la fertilidad de los suelos, se habla de factores químicos y se debe de tener claro que son los nutrientes y cuales son.

En cuanto a los nutrientes a aportar se deben de tener presente al compost (y al compostaje), los abonos ecológicos, el abono natural y a los fertilizantes naturales.

En cuanto al buen uso de los suelos, se debe tener presente el uso de agroquímicos como los plaguicidas(insecticidas) y fungicidas fundamentalmente.

En un suelo fértil prospera todo tipo de vida.

La degradación de los Suelos.

2015 fue el Año Internacional de los Suelos. La ONU hace la propuesta de este evento debido a la alarmante pérdida de suelos de todo tipo, más que nada de los suelos agrícolas, por mal uso y abuso de los mismos en cuanto al potencial que tienen.

Hablamos de una degradación de suelos, que debe ser bien definida, porque dicha degradación está asociada a una degradación ambiental, y por tanto puede ser afectado, en general, todo un ecosistema.

Es cuando se debe de tener bien claro que es un suelo fértil y en lo que se puede convertir el mismo, tras su pérdida de fertilidad.

La pérdida de fertilidad del suelo no es solamente un problema de falta de nutrientes para el desarrollo de las plantas y de otros seres. Es también afectación de propiedades físicas fundamentales de los suelos.

La pérdida de propiedades químicas y físicas de los suelos por su degradación está vinculada a distintos procesos que mencionaremos brevemente aquí.

La erosión

Claro ejemplo es la erosión, con pérdida física del suelo muy notoria. La erosión implica pérdida de las fracciones minerales como arcilla, limo y arena, así como también de materia orgánica.

La Erosión como uno de los procesos de degradación de suelos. Este proceso es por excelencia el más frecuente y perjudicial en la degradación edafológica, porque se pierden partes fundamentales de los horizontes de suelo. Se pierden partículas minerales como la arcilla, el limo y la arena, y junto a ellas la materia orgánica. El suelo pierde su grosor. Se pierde fertilidad y el suelo no puede sostener la vida.

Las partículas acaban en los cauces de los ríos colmatandolos y provocando inundaciones que antes no existían.

En muchos países es causa de la desertificación de vastos territorios. La erosión es gran causante de la degradación ambiental. Los desiertos avanzan en el mundo por este fenómeno. Se altera el ciclo hidrológico de manera casi irreversible.

Compactación

Por otro lado existe la degradación de los suelos por compactación, que a grandes rasgos es una pérdida de estructura de los mismos.

Sobreexplotación

Algo muy común es lo que se llama sobreexplotación del suelo, que se da cuando priman criterios extractivistas, donde lo que importa es que los suelos deben producir

El manejo del suelo

El manejo de los suelos y su uso requieren una planificación cuidadosa para evitar la degradación de los suelos, fundamentalmente debido a la erosión.

Esta sobreexplotación de suelos se define como uso intensivo, sin contemplar rotaciones de cultivos con diferentes especies vegetales, empleo de agroquímicos amplio e intensivo (pesticidas de todo tipo) y mal laboreo para tareas agrícolas.

El Clima

El clima es un punto también fundamental al momento de realizar agricultura. Está determinado por una serie de factores que lo de terminan, en cuanto a los índices promediales de los mismos,  que lo definen como tal.

Es así que tendremos climas tropicales por ciertos valores de promedio de lluvias, de temperatura, etc.

Los grandes tipos de climas que existen en el planeta vienen dados por esos valores que definen una constante bastante consistente en el tiempo, durante muchos años de estudios. Aunque claro, actualmente se está dando un cambio climático a nivel planetario. Esto es fundamentalmente la alteración de esos valores promedios que son de esperar en el clima de cierto lugar.

Este cambio climático se viene dando fundamentalmente por el calentamiento global debido a la actividad humana.

Estos factores climáticos son cruciales para la agricultura. Y los más importantes son:

  • La temperatura.
  • El periodo libre de heladas.
  • Las precipitaciones de cualquier tipo, como por ejemplo, la lluvia.
  • La evapotranspiración.
  • La nubosidad.

La temperatura

Es uno de los factores que determinan el clima de manera fundamental., porque afecta el proceso de germinación de las semillas de plantas de interés y de las malezas. También afecta el crecimiento de otras formas de reproducción de las plantas, como la asexual: los bulbos y bulbillos (papas, ajos, etc.), de raíces (boniato, etc).

Determina también el desarrollo de las plantas luego de haber germinado y determina las sucesivas etapas en el crecimiento, y por tanto a la producción y su calidad.

Define la velocidad e intensidad del proceso de descomposición de la materia orgánica en el suelo de: restos vegetales, compostabonos verdes, rastrojos y estiércoles.

Inciden tanto la temperatura del aire atmosférico como la temperatura del suelo ( con su atmósfera).

La temperatura no solamente es afectada por la latitud. También es afectada por la altitud (topográfica) y por la proximidad o lejanía de masas de agua considerables (mares, océanos, grandes lagos, etc.)

Las heladas

En este factor climático se considera el período libre de heladas y el número de días con heladas.

El período de días libres de heladas define si es posible un cultivo. El maíz es imposible de plantar en climas templados durante los meses con heladas (al menos a campo abierto).

El número de heladas en ese período, es un factor muy a tener en cuenta. Por sobre todo por cuando comienzan y finalizan esas fechas de heladas estadísticamente.

El período de días libres de heladas y el número de heladas, se ve muy afectado por la cercanía o lejanía de masas considerables de agua. Por ejemplo, cuanto más cerca del mar, menor será la incidencia de las heladas en comparación con un clima más continental (lejos de masas de agua de importancia).

Precipitaciones, intensidad y regularidad

En algunas regiones, las lluvias son la principal fuente de agua líquida para los cultivos. Pero es importante considerar que no toda el agua de lluvia se aprovecharía por parte de las plantas. Buena parte se pierde por escurrimiento sobre la superficie e internamente en el suelo hacia las profundidades del mismo.

Respecto a las lluvias, se debe de considerar la intensidad y la regularidad que pueden tener en el año y durante los años, observando las estadísticas.

En cuanto a la intensidad, nos referimos a la cantidad de agua que ha precipitado por unidad de tiempo. Cuanto mayor es, mayores pueden ser los daños a los cultivos y menos agua puede entrar al suelo para las plantas.

En cuanto a la regularidad, se hace referencia a cuáles son los momentos del año que tiene déficit o exceso de agua, o entre años, cuál es la frecuencia de períodos de sequía o inundaciones, ambos igualmente nefastos.

Se debe tener en cuenta que, dentro de las precipitaciones, se deben tener en cuenta las granizadas, que pueden destruir cultivos de manera completa.

La pérdida de agua por evapotranspiración

Este término es fundamental al momento de considerar el riego. El término hace referencia a la pérdida de agua de una superficie, por evaporación directa de la superficie del suelo y por transpiración en sí de las plantas.

Cuando la evapotranspiración supera a las precipitaciones, es fundamental contar con riego.

Pero cuando las lluvias superan a la evapotranspiración, se dan excesos de agua y debe ser drenada, o puede ocurrir que el suelo recupere agua que ha perdido por este proceso.

La evapotranspiración varía a lo largo del año, en relación a las temperaturas y los vientos (entre otros factores).

Es relevante entonces comparar las precipitaciones y la evapotranspiración para determinar los momentos de regar y cuánto regar.

Riego artesanal con botellas. Se compensan las perdidas de agua.

La nubosidad regulando la radiación solar

Es un factor del clima a tener muy en cuenta., porque define la cantidad de radiación solar que las plantas pueden captar.

La radiación solar es otro factor climático, que define la actividad fotosintética de las plantas y por tanto a la productividad. Pero también afecta que ocurran ciertos procesos de desarrollo de las plantas.

Es así que a mayor nubosidad la eficiencia de los cultivos se ve afectada. Es el caso típico de las regiones muy próximas al mar.

Las Especies Vegetales. Variabilidad genética.

Un factor muy fundamental a tener en cuenta, y hasta más importante que los ya nombrados antes, es el de las plantas. Las mismas definen qué cosas se deben de hacer si pretendemos hacer agricultura con ellas.

Es así que por las características de las mismas se deberán de contemplar muy bien el suelo, el clima, y las enfermedades y plagas que las pueden afectar, y por tanto el manejo que el agricultor debe realizar en los cultivos.

En la agricultura basada en la agroecología, es muy importante no perder de vista la biodiversidad. Este concepto hace referencia a contar con una gran variedad genética en nuestro emprendimiento agrícola. O sea que se debe de contar con muchas especies en el predio.

Claro ejemplo de policutivos mostrando biodiversidad vegetal de hortalizas y aromáticas.

La idea en juego es la de poder lograr que nuestra finca o predio, donde se realiza agricultura, se asemeje lo más posible a un bosque, un monte, o una pradera. En estos lugares hay muchas especies vegetales diferentes, y por tanto hay también mucha variedad de especies animales y de microorganismos.

Contar en la agricultura con una amplia diversidad biológica, es algo opuesto a lo que se llama agricultura industrial. En esta última predomina, por lo general, una sola especie vegetal de interés. Por tanto las plantas son muy vulnerables al ataque de plagas y de enfermedades. Son fundamentales los pesticidas para controlar estos ataque a los cultivos.

En contraposición, en la agricultura basada en la agroecología, estos problemas de plagas y enfermedades son poco frecuentes. Esto se debe a que la misma diversidad biológica, a la que se hace referencia, es la mejor protección que pueden tener nuestros cultivos de interés. Será difícil que insectos, plagas, bacterias u hongos puedan prosperar en los cultivos. El contagio entre las plantas es mucho más complicado, porque hay otras especies vegetales que no son afectadas por ciertos insectos y microorganismos patógenos que son causales de problemas sanitarios en otras plantas.

Por otro lado, un detalle nada menor es que la gran variedad de especies de plantas permite albergar un mayor número de especies de animales y microorganismos benéficos, que por ejemplo controlan a otros insectos, hongos y bacterias que son nocivos.

Para lograr esa gran diversidad de vegetales en un predio agrícola, contamos con muchas especies o tipos de plantas:

  • Las plantas de hortalizas. Son plantas alimenticias de la huerta orgánica familiar o de un emprendimiento para vender en el mercado. Estas plantas se pueden cultivar en el exterior o como plantas de invernadero. Las hay como plantas de sol o como plantas de sombra u óptimas para lugares sombreados. Esto último es importante, porque el factor radiación puede ser determinante.
  • Las plantas florales. Son muy importantes y clasicamente han sido contempladas para la jardinería y el paisajismo, tanto en el caso de plantas de interior como plantas de exterior. Pero no son solamente plantas ornamentales, porque cumplen un rol muy importante en la naturaleza, y por tanto se las considera en la agroecología, al contribuir al control de plagas y enfermedades. Esto ya sea por ser el lugar donde se albergan insectos benéficos, por ser barrera contra la propagación de problemas en los cultivos o por el hecho de poder realizar con ellas preparados naturales para controlar problemas (preparados naturales para cuidar a nuestras plantas).  Se debe de mencionar también que muchos árboles ornamentales se prestan bien como plantas de sombra, para aminorar la incidencia solar sobre los cultivos, ya que en caso contrario las plantas pueden sufrir daños considerables. Además las propias flores juegan un rol muy importante para atraer insectos capaces de polinizar a nuestros cultivos y por tanto de asegurar cosechas.

  • Las plantas aromáticas. Históricamente cercanas al ser humano., son importantes en el arte culinario. Pero también lo son para la agricultura agroecológica, por incrementar también la biodiversidad y por tanto, colaborar con el control sanitario de plagas y enfermedades.
Las plantas aromáticas, en un hermoso diseño en modalidad de agricultura en cajones.
  • Los árboles frutales. Muy importantes para la dieta humana, pero también ayudan a incrementar la tan importante diversidad vegetal en el predio. Estos árboles o arbustos también son importantes de considerar al momento del diseño de la explotación agrícola, porque se prestan bien como árboles de sombra, como cortinas rompevientos, como atrayentes de agentes polinizadores y como barrera contra plagas y enfermedades.
La importancia de plantar árboles frutales. Alimentos, sombra y sanidad vegetal al resto de los cultivos,
  • Las malezas son un gran problema para los cultivos, y por esa razón deben ser considerados en los agroecosistemas, ya que compiten con las plantas de interés por agua, nutrientes, luz y espacio. Las malezas están siendo controladas en la agricultura industrial con glifosato (entre otras sustancias), producto químico que esta causando mucha polémica.
Una manera eficaz de combatir malezas, cubriendo el suelo con pasto seco. manteniendo la humedad.
  • Vivero. Alfo fundamental es el contar con un buen vivero, dado que semejante variedad de plantas debe de ser producida contemplando los cuidados necesarios en las etapas en que son más vulnerables.

Las plagas y enfermedades en los vegetales.

En los ecosistemas naturales existen equilibrios muy sutiles entre los seres vivos y los componentes no vivos que los componen. Estos equilibrios permiten el desarrollo de poblaciones de diversos seres y el crecimiento de sus individuos en armonía.

Pero cuando el humano realiza agricultura convencional comercial o industrial, estos equilibrios, que han evolucionado durante millones de años, se rompen. Es cuando en los cultivos de interés aparecen los problemas de plagas y enfermedades.

Es por eso que parece fundamental trabajar con métodos de la agroecología para llevar adelante a la agricultura. Para aproximarse a esos equilibrios naturales, tan importantes para el control de los problemas de sanidad vegetal, ya se trate de cultivos en macetashuertas urbanas y periurbanas, en el medio rural, etc..

La selección de las plantas de interés para el hombre ha llevado a que ciertas características de resistencia a estos problemas se pierdan, en beneficio de una mayor productividad y calidad. No debemos olvidar el profundo cambio que ocurre en el medio ambiente como consecuencia de esas estrategias, causante de todos estos problemas en las plantas.

Estos problemas de sanidad vegetal  implican pérdidas de rendimiento y de calidad. En cuanto a la cantidad, definida como rendimiento por unidad de superficie, son perdidas que se evidencian en cantidad de hojas y flores, entre otras.

En cuanto a la calidad, se ve afectada por la presencia de los insectos (y sus restos también),  pudriciones (de bacterias y hongos de enfermedades), manchas, etc.. Todo esto conduce a una pérdida de valor.

Pero en cuanto a la calidad, lo más importante, y que no se debe de perder de vista, es la presencia en general, de restos de pesticidas que afectan la salud humana. Por este factor se ve afectada la inocuidad del producto.

No se debe de perder de vista de que los problemas sanitarios se dan por la conjunción de varios factores en el momento propicio:

  • Plantas en desarrollo. Las plantas que están en una fase de desarrollo susceptibles de ser atacadas por insectos (y otros animales) o agentes patógenos (hongos, bacterias, virus y otros). Son claros ejemplos los momentos de estrés de las plantas en situaciones de mal manejo.
  • Factores ambientales. Se destacan por excelencia la humedad, la temperatura y el mal uso y manejo de suelos.
  • Agentes que causan problemas sanitarios. y que estén presentes en el momento adecuado (se habla de oportunismo).
  • El propio manejo del hombre, alterando radicalmente el medio donde se desarrollan sus cultivos, descuidando criterios agroecológicos.

En lo referente a plagas, son ejemplos frecuentes el meloidogyne  (se trata de un nematodo) y los pulgones en plantas (son insectos). Son muy reportados como problemas en cualquier tipo de agricultura de hortalizas y frutales.

En cuanto a las enfermedades, los agentes causantes de las mismas más frecuentes (aunque esto depende bastante del lugar, el momento del año y la especie vegetal), ejemplos pueden ser: rhizoctoniasclerotinia (y otros hongos), las bacterias, los virus, los micoplasmas y otros agentes causales.

Conclusiones

Como se ha tratado aquí, se observan variantes de agricultura con distintas técnicas a tomar en cuenta, pero que tienen en común los mismos principios de la agroecología, que permiten desarrollar la producción de alimentos saludables, respetando a la naturaleza y haciendo posible actividades agrícolas en ambientes urbanosinsospechados.

La misma FAO promueve esta clase de actividades agrícolas basadas en la agroecología para solucionar problemas alimentarios en diversos lugares del mundo, rurales o urbanos.

Por tanto, los invitamos a participar en este sitio para juntos alcanzar esta agricultura para todos y así lograr aportes que son muy apropiados y pertinentes, como para poder llevar a la práctica actividades muy vinculadas a una forma diferente de ser agricultor.