Saltar al contenido

Tipos de suelo

Introducción

Es importante contar con una clasificación de suelos para poder tener una idea del potencial de estos como para poder hacer agricultura y/o hacer sustratos.

Esta clasificación básica ,que se procederá a realizar aquí, será según propiedades físicas fundamentalmente, con relación a la textura de estos y también de la materia orgánica presente y de las propiedades químicas de los mismos.

Por último, según lo que se menciona en esta clasificación, se determinará claramente que es un suelo agrícola con relación a la clasificación que presentamos aquí.

tipos de suelo introduccion

Clasificación de los suelos

Luego de tener claro qué es el suelo, es fundamental contar con una clasificación mínima de los mismos, para saber en cual estamos trabajando. Esto definirá qué se puede plantar y de qué forma, en qué momento y cuáles son las correcciones que se le deberán de realizar.

ejemplos de suelos agricolas
Estos son excelentes ejemplos de suelos agrícolas con una muy buena producción. Es determinante conocer muy bien el tipo de suelo con el que se cuenta para saber si se pueden llevar adelante las tareas agrícolas imprescindibles para lograr las mejores producciones de hortalizas, producción de frutas y plantas de jardinería.

 

La clasificación de suelos es muy compleja. Depende de cada región. Es el caso de Uruguay y Argentina, por la amplia variedad de suelos que viene dada en un caso por la gran heterogeneidad geológica en su territorio en el primer país (pequeño) y en el otro caso por el gran tamaño de su territorio.

Nosotros aquí realizaremos una síntesis muy general y simple para esta clasificación para hacer referencia a los tipos de suelos. ¿Por qué?, porque será más fácil abordar el tema suelos para aquellos que recién se inician en la agricultura y para resaltar más las características físicas y químicas que no podemos obviar. Y fundamentalmente clasificaremos así para todos poder entendernos en el manejo de los suelos dada esa gran variedad a nivel regional y mundial.

No por simplificada esta clasificación por tipos de suelos dejará de ser útil. Porque resaltaremos las propiedades agrícolas de cada uno de ellos que son fundamentales. De las propiedades físicas resaltaremos las vinculadas con la textura, estructura y de la capacidad de almacenaje de agua y drenaje. De las químicas destacaremos por nutrientes y acidez/alcalinidad. También se mencionara la caracterización biológica de los mismos.

Se hace énfasis en la facilidad o dificultad en trabajar a estos suelos. Y en sus aptitudes agrícolas.

Siendo suelos agrícolas o de aptitud agrícola, cualquiera de los que mencionaremos en esta clasificación básica, se debe tener presente de manera clara en cómo interpretar las propiedades que describen para un uso que sea sustentable. De tal manera que en nuestra tarea como agricultores no dañemos un recurso muy vulnerable

Según esta sencilla, pero útil, clasificación de suelos que se realizará aquí, se describirán:

  • Suelos Humíferos
  • Suelos Arenosos
  • Suelos Arcillosos
  • Suelos Francos
  • Suelos Pedregosos

Suelos Humíferos

En el caso de estos suelos, en general hay un buen contenido de arcilla que posibilita “fijar” el material orgánico propio.

Esta clase de suelos se distingue por su característico color y se dicen que tienen tierra negra. Esta característica es dada por el alto contenido de humus y de ahí su nombre: suelos humíferos.

En este tipo de suelo, existen restos vegetales y animales en altos contenidos que conforman una gran cantidad de materia orgánica en descomposición, que luego de ser procesada por la fauna del suelo y por los microorganismos del mismo, en un proceso llamado humificación, una porción muy inferior a la cantidad inicial, se convierte en el humus que caracteriza por sobre todo a los suelos humíferos.

ejemplo de suelo humifero
Un excelente ejemplo de suelo humífero. Nótese el color bien oscuro del mismo y el buen desarrollo de las plantas. Se realiza aquí un uso conservacionista del suelo para no perder a este valioso recurso.
La materia orgánica se presenta en altos contenidos y por tanto no se dan procesos de compactación. La estructura es muy buena y por tanto los niveles de aire y agua son los óptimos. Se da una alta actividad microbiana en estos suelos y además los niveles de nutrientes son altos.

 

La cantidad de materia orgánica presente en los suelos es un índice bastante directo como para tener una idea de su fertilidad. Para esto puede ayudar en mucho un análisis de una muestra de ese suelo como para confirmar este supuesto de manera consistente. Pero ya el color, visto a campo da una buena idea: más oscuro, por tanto, más fértil en general.

La actividad de seres vivos en estos suelos es muy evidente. Las lombrices encuentran en esta materia orgánica su sustento al igual que otros animales. Y en el caso de la microflora del suelo también, lo cual es fundamental, como en el caso de las bacterias que intervienen en que muchos nutrientes estén disponibles para las plantas y otros seres.

En los suelos con poca materia orgánica, ocurre casi que lo contrario en cuanto a la actividad de sus seres vivos, lo cual no beneficia a la agricultura.

Es por tanto que los suelos humíferos son tan buscados por los agricultores. Tienen una alta actividad biológica que le da esa fertilidad característica. La clave es la materia orgánica que tienen como humus o restos de seres vivos. Pero sin dejar de lado una buena presencia de arcilla, limo y arena que constituyen el esqueleto mineral.

ejemplo suelo arcilloso con nutrientes
Un suelo humífero o uno arcilloso de alto contenido de materia orgánica, son suelos que requieren ser trabajados con mucho cuidado, con criterios conservacionistas. En este caso, en un suelo arcilloso con muy buena cantidad de materia orgánica, por lo que se puede observar por el color y se le esta restituyendo materia orgánica que se puede haber perdido por las mismas tareas agrícolas como se puede ver en esta foto.
No importan los altos contenidos en humus de los suelos humíferos o los arcillosos con altos contenidos de materia orgánica, igual es imprescindible recomponer con diversos restos vegetales o de compost por ejemplo.

 

Suelos arcillosos

Se trata de suelos donde el componente arcillosa es muy alto. Cuando están húmedos se presentan con una estructura masiva (no se distinguen poros de tamaño grande, son microscópicos en su gran mayoría), de consistencia plástica o sea que son pesados, como habitualmente se los denomina. Cuando están secos forman terrones muy duros muy difíciles de desarmar.

metodo cinta textura del suelo
El método de la cinta, para poder apreciar la textura de un suelo (esto es: los porcentajes de arena, arcilla y limo presentes), es muy eficaz para poder tener idea de las propiedades físicas de un suelo. En este caso, un suelo arcilloso. Obsérvese la cinta que se forma entre los dedos la plasticidad que tiene y como se presenta continua sin ninguna clase de interrupción. Esta plasticidad se puede presentar también en los suelos humíferos, pero si fuera esta clase de suelo debería tener un color mucho más oscuro por la presencia de materia orgánica.
La presencia de arcilla hace que el suelo pierda porosidad y que quede con escaso drenaje interno y que falte oxígeno en la profundidad del suelo. Y esto es más notorio en los suelos arcillosos con escasa cantidad de materia orgánica. Pero las cosas son diferentes cuando es alto contenido de materia orgánica (humus), porque se puede dar una buena estructuración y por tanto son muy buenas las propiedades físicas.

 

Tanto en el caso de estar muy húmedos, como muy secos, se hacen difíciles de laborear. Esto se debe a su textura pesada de grandes niveles de arcilla y bajos de arena y limo.

Los suelos arcillosos pueden presentar color negro (la materia orgánica es más difícil que sea lavada a la profundidad del suelo). Pero puede ocurrir que esto no suceda y que presenten colores claros de la propia arcilla al tener bajos contenidos de materia orgánica y por tanto de humus.

ejemplo suelo arcilloso poca materia organica
En este caso, se puede observar un suelo arcilloso. Se puede constatar un color muy claro que denota una gran escasez de materia orgánica. Este suelo tiende a compactarse mucho cuando falta agua y se contrae mucho y la arcilla hace que se expanda mucho al ocurrir lluvias. Es un suelo que presenta pocos poros internos, como los macroporos, lo que hace que sea complicado que penetre el agua al interior profundo y que en la compactación no exista un buen intercambio gaseoso y se dificulta el desarrollo de la vida en el suelo y por supuesto el de las plantas a cultivar.
Este suelo se puede cultivar si se aplican buenas cantidades de materia orgánica para que se forme el humus y por tanto que el suelo se pueda estructurar y mejorar así sus propiedades físicas. Podrá observarse esto de manera indirecta si este suelo gana una coloración mucho más oscura.

 

suelo arcilloso anegado
Aquí se puede observar un suelo anegado. Es un suelo arcilloso con severos problemas. El mismo presenta un alto contenido de arcilla acumulada en distintos horizontes del suelo. Y sumado a esto se da la escasa pendiente. Son condiciones que predisponen a que exista un nivel freático muy próximo a la superficie y las lluvias hacen que la “napa colgada de agua” encharque a esto suelos durante buena parte del año. El agricultor tiene que evaluar si se puede hacer agricultura en un suelo pesado, arcilloso y de escasa pendiente, donde el exceso del agua es un problema, como en este caso. Pero si se realiza agricultura aquí, es porque se hacen exhaustivos trabajos de sistematización del suelo para asegurar un perfecto drenaje. Se requiere de mucho trabajo y de recursos.

 

El drenaje es fundamental en estos suelos y donde es dificultoso, el agricultor deberá realizar trabajos de sistematización para evacuar los excedentes de agua que perjudican tanto a los cultivos, tanto por los encharcamientos o por los efectos de la napa freática que se encuentra muy cercana a la superficie. Es por tanto imperioso evaluar por parte del agricultor si es válido realizar agricultura en esta clase de suelos.

Pero que un suelo sea arcilloso, no quiere decir a priori de que presenten los problemas antes mencionados. Los suelos arcillosos de color oscuro pueden presentar un alto contenido de materia orgánica. Y es en estos casos, cuando además hay un relieve apropiado que permite contar con buena escorrentía del agua excedente, donde el complejo arcilla_materia orgánica posibilita que las propiedades físicas de estos suelos (contribuyen a la fertilidad de los suelos con las propiedades químicas y propiedades biológicas) sean excelentes para hacer agricultura. Y que por tanto exista un buen drenaje interno del agua, de que no se presente encharcamientos de los suelos y que no se presenten niveles freáticos de agua que originen una napa colgada de agua que forme encharcamientos y que por tanto los niveles de agua y aire presentes en los suelos sean los óptimos para el desarrollo de la vida en esta clase de suelos.

La materia orgánica es crucial en estos casos y también el trabajo de sistematización del predio por parte del agricultor para asegurar un buen drenaje y así facilitar eliminar el agua en exceso.

suelo arcilloso con encostramiento
Este es el caso de un suelo arcilloso que presenta encostramiento. el problema de estos suelos viene dado en que al estar descubiertos sin vegetación y cuando pierde además la materia orgánica ocurre este problema. Se forma una suerte de “loza” superficial que impide que penetre el agua y el aire. Incluso impide que las plántulas de las semillas puedan emerger.

 

Ese color oscuro de estos suelos se asocia a la fertilidad de qué hablamos en los suelos humíferos. Pero la propia arcilla en sí le otorga excelentes propiedades químicas a los suelos que hacen a su fertilidad. Ya sea proporcionando los nutrientes fundamentales para la vida en el suelo o reteniendolos y evitando que se pierdan por “lavado” a las profundidades del suelo por el drenaje interno.

Y, además, este complejo arcilla_materia orgánica fundamental porque estos suelos retienen el agua en muy buena cantidad y es una gran ayuda para el agricultor para regular los regímenes de riego de sus cultivos.

Estos suelos tienen sus ventajas y desventajas. Se insiste en saber interpretar bien sus características, para una agricultura satisfactoria en ellos.

Se destacan:

  • Muy buen almacenamiento de agua, por la arcilla en sí y por la materia orgánica que se le asocia.
  • Muy alta fertilidad y capacidad de almacenar nutrientes.
  • Requiere menor incorporación de materia orgánica y fertilizantes que otros suelos. en particular respectos a los suelos arenosos.
  • Se calientan más lentamente que otros suelos, en particular considerando la siembra.
  • Son complicados de laborear. No puede estar ni muy húmedos ni muy secos, porque las herramientas se pegan o porque cuesta más trabajo, respectivamente.
  • Presentan diferentes problemas de drenaje, por las propiedades de la gran cantidad de arcilla. La penetración de agua es más lenta y se producen encharcamientos.

Muchos de estos suelos son de los mejores de uso agrícola. Es que los problemas de la arcilla se pueden corregir incorporando materia orgánica y cuidando a la misma. Además, es frecuente que el relieve colabore en esta fertilidad natural. El problema de la evacuación de excesos de agua se corrige con buenos drenajes. El momento más apropiado para trabajar estos suelos existe, siempre y cuando se evalúe el contenido de humedad (por exceso o por defecto).

suelos arcillosos y drenaje de agua
En este suelo arcilloso, es necesario un manejo cuidadoso para poder evacuar los excesos de agua. En caso contrario, los problemas de drenaje pueden ser muy severos en los cultivos. Obsérvese lo alto de los canteros donde están los cultivos y lo rebajado de los caminos para conducir el agua de manera natural sin provocar erosión. El trabajo de sistematización se ha realizado a conciencia.

 

Suelos Limosos y Francos

Este tipo de suelo presenta un alto porcentaje de limo, más que de arcilla y arena. Los suelos limosos se los cataloga de esta forma, por su textura particular. Estos suelos pueden presentar granos finos de color amarillento, que son de la propia fracción mineral limo.

En estos casos, ocurren procesos formación del suelo muy particulares que se relacionan con el tipo de roca madre que los conforma y los procesos de meteorización que ocurren.

Pero se debe destacar en este caso, a los llamados suelos francos. Donde en ellos existe un equilibrio entre los componentes del suelo en cuanto a su textura: en arena, limo y arcilla.

En el esqueleto mineral del suelo, es fundamental este equilibrio, porque define muchas propiedades físicas y también químicas y biológicas, que son muy importantes para definir su fertilidad.

Se hablará de manera indistinta de suelos limosos y francos por sus semejanzas.

ejemplo de suelo franco
Es este un suelo franco, donde se puede apreciar una alta productividad con los métodos de la agricultura orgánica. Hay un alto contenido de materia orgánica asociada a una fracción mineral que aporta muchos nutrientes.
Obsérvese el color oscuro por la gran cantidad de humus.

 

El hecho de un alto contenido de limo en estos suelos, le otorga a los mismos unas excelentes condiciones de fertilidad. Por lo que las características del suelo franco hacen que presenten ´notables propiedades químicas, físicas y biológicas.

Estos son los suelos agrícolas por excelencia y debemos de esmerarnos mucho por realizar en ellos un buen uso y conservación de estos (como con los otros), porque dadas sus cualidades se ha realizado un pésimo manejo de estos en el pasado. Aquel agricultor que cuenta con este suelo, tiene un suelo rico.

Por propiedades físicas, resultan ser una combinación de los arenosos y arcillosos. Por las propiedades químicas se asemejan a los arcillosos otorgando el limo una gran cantidad de nutrientes y un pH bastante óptimo para las plantas.

Pero si además se suma el hecho de presentar una gran cantidad de cantidad de materia orgánica, los hace aún más fértiles, en todo lo que son

las características del suelo: químicas, físicas y biológicas.

esquema suelo bien estructurado
Esquema de un suelo bien estructurado. Las figuras que parecen “papas”, son los agregados del suelo (aglomeraciones de arena, limo y arcilla cementados por el complejo arcilla_materia orgánica). La buena estructuración de los suelos arcillosos, también de los humíferos y suelos francos permiten que el agua penetre en profundidad (en azul aquí) y que exista una buena atmósfera para el intercambio de aire con la atmósfera. Por tanto, en la huerta agroecológica es fundamental cuidar los contenidos de materia orgánica, aportándola de diferentes maneras.

 

Si presentan una buena cantidad de materia orgánica, que se asocian con la arcilla, presentan una gran cantidad de agua que se puede almacenar.

Se pueden resumir algunas de las caracteristicas de los suelos limosos:

  • Presentan colores oscuros en general, por estar bien asociado el limo/arcilla con la materia orgánica.
  • Buen almacenaje de agua
  • Buen drenaje interno y por tanto una buena aireación de sus raíces
  • Permite un buen desarrollo radicular como en los arenosos
  • Son fáciles de trabajar, casi tanto como en los arenosos
  • Alta fertilidad química (en nutrientes) por las características del limo (y también de la greda que se asocia)
  • Pueden presentar encostramiento superficial, con la formación de una costra en la superficie, lo que dificulta la emergencia de plantas, dificulta la penetración de agua y otros problemas asociados

 

Suelos arenosos o livianos

Se trata de aquellos suelos llamados livianos. Ello se debe al alto contenido de arena que presentan, lo que les confiere la condición de ser sueltos en sentido que una porción de este se desarma en nuestras manos.

El color en general es claro, salvo en el caso que contengan un considerable contenido de materia orgánica (lo que mejora sustancialmente fertilidad).

ejemplo de suelo arenoso
Un suelo arenoso. con muy bajo contenido de materia orgánica. la misma no puede acumularse por la muy escasa cantidad (o nula) de arcilla.

 

Los suelo arenosos, son en realidad suelos jóvenes, formados por la alteración física y química de la roca madre que contiene altos contenidos de sílice (hablando mal y pronto arena, como las areniscas) y que por tanto define esta situación muchas de sus propiedades físicas, de sus propiedades químicas y propiedades biológicas que los hace muy particulares para la agricultura y requieren de muchos miramientos por parte del agricultor.

Por ser livianos con bajos contenidos de limo y arcilla (por tanto, la materia orgánica tiende a perderse por lavado de la lluvia al igual que distintos nutrientes aportados) necesitan realizarse las siguientes consideraciones de ellos, tanto positivas como negativas en cuanto a su uso agrícola:

  • Son fáciles de trabajar para diferentes tareas
  • Calientan más rápido que otros suelos por tener una textura con altos contenidos de arena y bajos de arcilla y limo
  • Son tierras con mayor cantidad de poros grandes, por cual el crecimiento de las raíces es más fácil. Presentan agregados de suelo (terrones) que son poco consistentes y se desarman fácilmente
  • Tienen mayor aireación y mayor drenaje (se evacuan más fácilmente los excesos de agua)
  • Son suelos que presentan problemas de acidez, de pH bajo. Con los problemas que esto puede ocasionar a la mayoría de las especies vegetales
  • Son menos fértiles en nutrientes por la baja participación de arcilla y de materia orgánica (porque se lavan en profundidad). Se deben incrementar las cantidades de materia orgánica y de fertilizantes y aplicarlos con mayor frecuencia
  • Son suelos que almacenan poca agua y se debe ser más esmerados con el riego
  • Así en general, estos suelos son fáciles de trabajar, pero requieren más de nuestra atención para el apto desarrollo de las plantas. Pueden muchos de estos suelos ser catalogados como agrícolas

 

Suelos Pedregosos

Esta clase de suelos son de baja aptitud agrícola y son muy escasos los que llamaríamos como Suelos Agrícolas, tal como los hemos definido a los mismos.

En su estructura mineral, presentan desde algunos fragmentos de la roca que los origina hasta los propios afloramientos rocosos. Lo que sí es un común denominador es que presentan contacto lítico a muy escasa profundidad y es el común denominador de estos suelos.

ejemplo de suelo rocoso
Es este un suelo rocoso, donde abundan una gran cantidad de fragmentos de rocas y además se presentan afloramientos rocosos. Lo cual define un contacto con la roca generadora de suelo a escasa profundidad en aquellos lugares donde se podría hacer agricultura.

 

El contacto lítico a poca profundidad limita a muy poco las capas superiores u horizontes del suelo arables y por tanto las fertilidad de estos suelos se ve seriamente comprometida. Se agrava más aún este aspecto con los afloramientos rocosos que pueden presentar y los mismos fragmentos de roca.

Por lo dicho anteriormente, estos suelos son de prioridad forestal, su mejor uso es para la silvicultura, por su condición de ser suelos pedregosos y de ser frecuentes en las zonas de relieve donde los mismos aparecen en escarpas en zonas de serranías y otras de alto relieve respecto al nivel del mar.

En resumen, se puede decir que se trata de suelos de escaso desarrollo y son muy jóvenes en comparación con otros más desarrollados que ya se han mencionado.

suelo pedregoso
He aquí un suelo pedregoso. Es notoria la cantidad de fragmentos de rocas presentes y lo compacto que se encuentra el mismo. En estos suelos se hace difícil realizar agricultura. Y se hace imprescindible incorporar un sustrato, como en este caso que se emplea un excelente suelo humífero para realizar la plantación de un árbol. Se dan los suelos pedregosos, con muchos restos de roca asociados con arcilla y por tanto la compactación es lo más probable en muchos casos.

 

Caracterizados de esta forma los suelos, de manera bastante elemental, podremos hablar con más propiedad y entendernos mejor al momento de tomar decisiones en agricultura (de cualquier tipo). No olvidemos que el suelo es, junto otros, uno de los componentes de los agroecosistemas.

Y se hace pertinente describir a los suelos agricolas en relación a la clasificación antes enumerada.

 

Definición de Suelo Agrícola

Decimos que un suelo es agrícola cuando reúne ciertas características que lo hacen apto para la agricultura.

En primer lugar, se debe decir que un suelo debe de ser capaz de sostener la vida vegeta,. Y para ser agrícola, debe de ser capaz de ser cultivado por el hombre y obtener de esta actividad alimentos saludables (no existen contaminantes en el mismo) y en buena cantidad.

Y no solamente de alimentos. También para sustentar el cultivo de plantas de jardinería, aromáticas y otras. Se los debe distinguir a estos suelos de los de aptitud solamente forestal (tierra útil únicamente para forestación). Y se distinguen también aquellos suelos de aptitud pastoril (ganadería en distintos grados de intensidad).

ejemplo de un buen suelo agricola
Excelente suelo agrícola. Obsérvese su color bien oscuro. Observe la foto siguiente y se podrán apreciar las bondades de este suelo agrícola.

 

plantacion de manzanos en suelo agricola
Excelente plantación de manzanos, con cultivos de otras especies herbáceas que consolida una producción estupenda en un notable suelo agrícola.

 

Dentro de la clasificación que aquí se ha presentado: de suelos humíferos, arcillosos, y suelos limosos y arenosos , se presentan suelos agrícolas. Con mayor frecuencia en los humíferos, limosos y arcillosos (con alto contenido de materia orgánica).

De los suelos agrícolas se pueden resumir las siguientes características más destacadas:

  • Buen crecimiento de las plantas, dado que presentan excelentes características físicas, químicas y biológicas
  • En general presentan un color negro característico
  • Son fáciles de trabajar para los agricultores, por la ausencia de rocas, agua y otros problemas que han sido enumerados ya
  • Las plantas pueden tener un gran desarrollo radicular por ser profundos y por tener una buena textura y estructura
  • Almacenan muy bien el agua para las plantas
  • No se presentan problemas de anegamiento
  • Las dosis de nutrientes a suministrar son menores que en suelos que no presentan estas características
  • Es fundamental hacer un uso y manejo responsable de estos suelos
  • Esta foto es en el suelo de la foto anterior

 

En Resumen

Se puede decir que esta clasificación de suelos es muy básica, pero describe muy bien los aspectos como para diferenciar de muy buena manera a un buen suelo agrícola del que no lo es. Y si no es un suelo agrícola y se pretende cultivar en el, queda claro que clase de tareas debe de emprender el agricultor como para hacer posible su actividad.