Saltar al contenido

Tipos de suelo

Clasificación de los suelos

Es fundamental contar con una clasificación mínima de suelos, para saber en cual estamos trabajando. Esto definirá qué se puede plantar y de qué manera, en que momento y cuales son las correcciones que se le deberán de realizar a ese suelo.

tipos de suelo

La clasificación de suelos es muy compleja. Depende de cada región. Es el caso de Uruguay y Argentina, por la amplia variedad de suelos, que viene dada en un caso por la gran heterogeneidad geológica en su territorio en el primer país (pequeño) y en el otro caso por el gran tamaño de su territorio.

Nosotros aquí realizaremos una síntesis muy general y simple para esta clasificación de suelos o para hacer referencia a los tipos de suelos. ¿Por qué?, por qué será más fácil abordar el tema suelos para aquellos que recién se inician en la agricultura y para resaltar más las características físicas y químicas que no podemos dejar pasar por alto. Y fundamentalmente clasificaremos así para todos poder entendernos en el manejo de los suelos dada esa gran variedad a nivel regional y mundial.

No por simplificada esta clasificación por tipos de suelos dejará de ser útil. Porque resaltaremos las propiedades agrícolas de cada uno de ellos que son fundamentales. De las propiedades físicas resaltaremos las vinculadas con la textura, estructura y de la capacidad de almacenaje de agua y drenaje. De las químicas destacaremos por nutrientes y acidez/alcalinidad.

Se hace énfasis en la facilidad o dificultad en trabajar a estos suelos. y en sus aptitudes agrícolas.
Siendo suelos agrícolas o de aptitud agrícola, cualquiera de los que mencionaremos en esta clasificación básica, se debe tener presente de manera clara en cómo interpretar las propiedades que presentan para un uso que sea sustentable. De tal manera que en nuestra tarea como agricultores no dañemos un recurso muy vulnerable.

Definición de Suelo Agrícola

Decimos que un suelo es agrícola cuando reúne ciertas características que lo hacen apto para la agricultura.
En primer lugar, se debe decir que un suelo debe de ser capaz de sostener la vida vegetal. Y para ser agrícola, debe de ser capaz de ser cultivado por el hombre y obtener de esta actividad alimentos saludables (no existen contaminantes en el mismo) y en buena cantidad.

Y no solamente de alimentos. También para sustentar el cultivo de plantas de jardinería, aromáticas y otras. Se los debe distinguir a estos suelos de los de aptitud solamente forestal…..que solamente son útiles para forestar. Y se distinguen también aquellos suelos de aptitud pastoril (ganadería en distintos grados de intensidad).

suelo agricola  suelo agricola

Dentro de la clasificación que aquí se realizará: suelos arcillosos, suelos arenosos y suelos limosos, se presentan suelos agrícolas.

Suelos arenosos

Se trata de aquellos suelos llamados livianos. Ello se debe al alto contenido de arena que presentan, lo que les confiere la condición de ser sueltos en sentido que una porción del mismo se desarma en nuestras manos.

El color en general es claro, salvo en el caso que contengan un alto contenido de materia orgánica (lo que mejora sustancialmente fertilidad).

suelos arenosos

Por ser livianos con bajos contenidos de limo y arcilla (por tanto la materia orgánica tiende a perderse por lavado de la lluvia al igual que distintos nutrientes aportados) necesitan realizarse las siguientes consideraciones de ellos, tanto positivas como negativas en cuanto a su uso agrícola:

  • Son fáciles de trabajar para diferentes tareas.
  • Calientan más rápido que otros suelos. Por tener una textura con altos contenidos de arena y bajos de arcilla y limo.
  • Tienen mayor cantidad de poros grandes, por cual el crecimiento de las raíces es más fácil. Presentan agregados de suelo (terrones) que son poco consistentes y se desarman fácilmente.
  • Tienen mayor aireación y mejor drenaje (se evacuan mejor los excesos de agua).
  • Son suelos que presentan problemas de acidez, de ph bajo. Con los problemas que esto puede ocasionar a la mayoría de las especies vegetales.
  • Son menos fértiles en nutrientes por el bajo contenido de arcilla y de materia orgánica (porque se lavan en profundidad). Se deben incrementar las cantidades de materia orgánica y de fertilizantes y aplicarlos con mayor frecuencia.
  • Son suelos que almacenan poca agua y se debe ser más esmerados con el riego.
  • Así en general, estos suelos son fáciles de trabajar, pero requieren más de nuestra atención para el apto desarrollo de las plantas. Pueden muchos de estos suelos ser catalogados como agrícolas.

Suelos arcillosos

Se trata de suelos donde el contenido de arcilla es muy alto. Con humedad se presentan con una estructura masiva (no se distinguen poros de tamaño grande, son microscópicos en su gran mayoría), de consistencia plástica o sea que pesados. Cuando están secos forman terrones muy duros muy difíciles de desarmar.

Con mucha humedad o muy secos se hacen difíciles de laborear. Esto se debe a su textura pesada de alto contenido de arcilla y bajos de arena y limo.

En general son de color negro (la materia orgánica es mas difícil que sea lavada a la profundidad del suelo). Si se saben interpretar sus propiedades, pueden ser suelos de los más fértiles. Por eso antes de trabajarlos se deben tener muy en cuenta sus características.

suelos arcillosos

La mayor parte de estos suelos son muy oscuros, porque la materia orgánica se asocia muy bien con la arcilla. En otros casos los colores son claros a bastante claros.

suelo arcilloso

Estos suelos tienen sus ventajas y desventajas. Se insiste en saber interpretar bien sus características, para una agricultura satisfactoria en ellos.

Se destacan:

  • Muy buen almacenamiento de agua, por la arcilla en sí y por la materia orgánica que se le asocia.
  • Muy alta fertilidad y capacidad de almacenar nutrientes. Por la arcilla en sí.
  • Requiere menor incorporación de materia orgánica y fertilizantes que otros suelos. en particular respectos a los suelos arenosos.
  • Se calientan más lentamente que otros suelos, en particular considerando la siembra.
  • Son complicados de laborear. No puede estar ni muy húmedos ni muy secos, porque las herramientas se pegan o porque cuesta más trabajo, respectivamente.
  • Presentan diferentes problemas de drenaje, por la misma arcilla. La penetración de agua es más lenta y se producen encharcamientos.

Muchos de estos suelos son de los mejores de uso agrícola. Es que los problemas de la arcilla se pueden corregir incorporando materia orgánica y cuidando a la misma. El problema de la evacuación de excesos de agua se corrige con buenos drenajes. El mejor momento para trabajar estos suelos existe, siempre y cuando se evalúe el contenido de humedad (por exceso o por defecto).

Suelos limosos y francos

Estos suelos presentan un alto porcentaje de limo, más que de arcilla y arena. Los suelos limosos se los cataloga de esta forma, por su textura particular.

Pero se debe destacar en este caso, a los llamados suelos francos, donde existe un equilibrio de las tres fracciones de textura: de arena, limo y arcilla.

Se hablará de manera indistinta de suelos limosos y francos por sus semejanzas.

El hecho de un alto contenido de limo en estos suelos, le otorga a los mismos unas excelentes condiciones de fertilidad. Porque presentan notables propiedades químicas, físicas y biológicas.

Estos son los suelos agrícolas por excelencia y debemos de esmerarnos mucho por realizar en ellos un buen uso y conservación de los mismos (como con los otros), porque dadas sus cualidades se ha realizado un pésimo manejo de los mismos en el pasado.

Por propiedades físicas, resultan ser una combinación de los arenosos y arcillosos. Por las propiedades químicas se asemejan a los arcillosos otorgando el limo una gran cantidad de nutrientes y un ph bastante óptimo para las plantas.

Sus características destacables:

  • Presentan colores oscuros en general, por estar bien asociado el limo/arcilla con la materia orgánica.
    Buen almacenaje de agua.
  • Buen drenaje interno y por tanto una buena aireación de sus raíces.
  • Permite un buen desarrollo radicular como en los arenosos.
  • Son fáciles de trabajar, como los arenosos.
  • Alta fertilidad química (en nutrientes) por las características del limo (y también de la arcilla que se asocia).
  • Pueden presentar encostramiento superficial, con la formación de una costra superficial que dificulta la emergencia de plantas, dificulta la penetración de agua y otras dificultades asociadas.

Caracterizados de esta forma los suelos, de manera bastante elemental, podremos hablar con más propiedad y entendernos mejor al momento de tomar decisiones en agricultura (de cualquier tipo). No olvidemos que el suelo es, junto otros, uno de los componentes de los agroecosistemas.