Cultivo del tomate (I)

Introducción

Se trata de una planta que pertenece a la familia de las solanáceas como la papa, la berenjena, el pimiento o morrón y otras.
Su nombre científico es Lycopersicum esculentum

Es de origen tropical y es por eso la importancia de cultivarlo en el ciclo primavera_verano, por las temperaturas, radiación solar y otros factores ambientales.

Como se ha dicho, el tomate es un cultivo de origen tropical y por tanto no tolera las heladas y se debe evitar el cultivo en los meses que las tienen, excepto si se cultiva en invernáculo. Por tanto es un cultivo de ciclo primavera-verano y más especialmente de verano.

El cultivo a campo del tomate , es muy diferente al que se realiza en invernáculo. En este caso, se pueden controlar condiciones ambientales muy importantes tales como la temperatura, evitar heladas y otras.

El presente trabajo es dedicado al cultivo a campo. Aunque estas dos condiciones de cultivo tienen puntos en común, cómo la tarea de hacer almácigos, la tarea de la poda, el laboreo de los suelos, la conducción y otras.

 

Aspectos fundamentales del clima

Las temperaturas son determinantes, dado que con menos de 10°C no hay crecimiento (ni germinación) y sí la temperatura no supera los 13 grados Celsius no hay ninguna clase de producción.

Pero las temperaturas altas también perjudican el crecimiento y producción de esta planta. Temperaturas mayores a 30° hace que caigan flores y que no exista cuajado de frutos. Los suelos pesados ayudan a moderar la temperatura.

Por lo tanto es fundamental respetar los calendarios de siembra en almácigos (para prolongar el periodo de cultivo, comenzando al final del invierno con los almácigos, y así prolongar el tiempo de producción), trasplantando cuando corresponde y llevando a campo el momento apropiado para la instalación definitiva de las plantas en el suelo.

Cabe aclarar que aquí se hace mención siempre al cultivo al aire libre. Excepto cuando se hacen los almácigos que se comienza el cultivo protegiendo a las plantas en microtúnel, en un lugar dentro del hogar o en un invernáculo por del frío.

También debe recibir una correcta insolación, porque en caso contrario el cultivo de esta especie será frustrante. Lo mejor es la luz plena del ciclo primavera_verano.
La insolación es tan importante como las temperaturas.

Por lo mencionado antes respecto a clima, sus dos variables más importantes como temperatura e intensidad lumínica, se deben respetar los ciclos de esta planta ajustándose a los calendarios de siembra, transplante y cosecha que se pueden consultar en la siguiente página del sitio lahuertaorganica.com:

Calendarios de siembra, trasplante y cosecha para el hemisferio sur, zona templada

Se recomienda ver los siguiente vídeos respecto a los calendarios de siembra:

El manejo de cultivo del tomate en invernáculo es bastante diferente al que se a campo. Y esto ameritaría un trabajo aparte en relación a lo que aquí se presenta.

 

Necesidad de realizar “Conducción” en la planta de tomate

Se entiende por conducción a la operación de colocar en una planta tutores para poder justamente Sostenerla y guiarla en su crecimiento y desarrollo, para que la misma no colapse por su peso.
Se usan maderas, plásticos, hilo Y otros elementos. Es una operación fundamental para especies cómo tomate, berenjena y otros

Es una planta herbácea que necesita de tutores para sostenerla en su crecimiento por qué en caso contrario la misma puede colapsar por su propio peso. La excepción son algunos tomates, como el perita que no necesita conducción.
Esto se debe a que la planta no tiene endurecimiento en su tallo y tiene un gran desarrollo en altura. A partir de la segunda o tercera yema se produce una inflorescencia ( que dará sus frutos) y luego se producen otras dos o 3 yemas más y otra nueva inflorescencia (que también le da sus frutos) y así sucesivamente hasta cierta altura que depende de la variedad.

Se insiste en que estos tutores pueden ser de maderas, de cañas o de otros materiales y son necesarios porque la planta no puede sostenerse por sí sola.

Observar las siguientes fotos:

Esta es una planta que recién ha sido trasplantada . Se le colocó un tutor para sostener su crecimiento. Observar su madera. Se producen 2 o 3 yemas,y luego la inflorescencia, tantas veces cómo lo defina la variedad o genética de la planta.

 

En esta foto se aprecia una inflorescencia con algunos tomates cuajados.Por encima se producen otras 2 o 3 yemas y otra Inflorescencia.

 

En este caso se aprecia una planta de tomate más desarrollada, con tomates maduros. Y es evidente la necesidad de sostenerla con tutores.
Observar cómo ya la plantas esta atada a un tutor verde con tela o rafia.

Observando estas fotos se puede observar la importancia de contar con elementos que sostengan a la planta del tomate, como pueden ser usando maderas, cañas, plásticos, hilos y otras cosas.
Esto se debe al propio crecimiento de la planta, en el inicio se producen 2 o 3 yemas y a continuación se produce una inflorescencia. Y luego el crecimiento se reanuda de la misma manera varias veces. Hasta un cierto crecimiento de la misma planta. Es muy importante seguir recalcando esto.

En caso contrario, la planta Colapsa será aplastada por su propio peso. Es muy importante no descuidar la conducción del tomate.

 

Propiedades nutricionales del tomate

  • Protege la vista

La vitamina A mejora nuestra visión, ayuda a proteger nuestros ojos de enfermedades degenerativas o ceguera nocturna.

  • Mejora la circulación sanguínea

El tomate contiene hierro, un mineral muy saludable para el buen estado de la sangre, así como vitamina K que ayuda a controlar la coagulación. De esta manea el tomate ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

  • Cuida la piel

Al poseer grandes propiedades antioxidantes, es un remedio natural contra el envejecimiento y un gran aliado para el cuidado de nuestra piel, pelo y dientes.

  • Evita el estreñimiento

Su contenido en fibra cuida del tránsito intestinal y evita la aparición de enfermedades que tengan que ver con los órganos gastrointestinales.

  • Diurético

El tomate contiene potasio y bajos niveles de sodio, lo que favorece a evitar la retención de líquidos y a la eliminación de toxinas

  • Antioxidante

Rico en licopeno, un antioxidante más potente que la vitamina E. Además el tomate contiene otros carotenos lo que lo convierte en un poderoso antioxidante que cuida nuestro organismo.

 

Valor nutricional

Valor nutricional
Calorías 22
Proteínas 1g
Grasas totales 0,11
Hidratos de carbono 3,5
Fibra (g) 1,4
Agua (g) 94
Calcio (mg) 11
Hierro (mg) 0,6
Magnesio (mg) 10
Zinc (mg) 0,22
Sodio (mg) 3
Potasio (mg) 290
Fósforo (mg) 27
Vitamina B6 (mg) 0,11
Vitamina C (mg) 26
Vitamina E (mg) 1,5

 

Los suelos para el cultivo de tomate

Los suelos para el tomate pueden ser muy variados, pero lo fundamental es que tengan un alto contenido de materia orgánica, que sean profundos y moderadamente ácidos.

Sí los suelos son arenosos, dan ventaja de que calientan antes y que se pueden obtener cosechas más tempranamente en primavera.

Los suelos pesados,o sea con alto contenido de arcilla, pero bien estructurados, almacenan más humedad y se mantienen más frescos en el verano .

Respecto a la importancia de que los suelos sean profundos, se recomienda realizar un buen laboreo de los mismos, A tales efectos se presenta a continuación la siguiente serie de vídeos qué es recomendable considerar en su manejo :

Con respecto a la materia orgánica en suelos, se puede dar corrección a su carencia mediante el compostaje. Y a tales efectos se recomienda ver la siguiente página del sitio lahuertaorganica.com:

Qué es el compostaje y cómo se hace el compost

 

En Esta foto se puede apreciar un cuadro con cultivo de tomates. Obsérvese los caminos entre las filas, bien rebajados, con pendiente moderada para facilitar el drenaje. Sin embargo, se debe decir que las plantas están muy juntas en cada fila y sería necesario también realizar una poda de las mismas para evitar enfermedades.